El agua negra

Reseña de Los peligros de fumar en la cama de Mariana Enriquez (Montevideo: Anagrama, 2017). Salió en Brecha el 25 de mayo de 2017.


f0449bf3d9b22b03b516db3b4393a478bdf1bd81Luego del éxito de Las cosas que perdimos en el fuego, Anagrama reedita el primer libro de cuentos de Mariana Enriquez, Los peligros de fumar en la cama. Publicado originalmente por Emecé en 2009 (y con una magra circulación en nuestro país), esta colección supuso un giro en la escritura de la autora, el primer paso que la alejó de un realismo “bajonero” y la acercó a las aguas negras del terror. El cambio más notorio de la reedición de Anagrama –que no agrega ni quita cuentos– es visual, abandonando el emo-pop de la tapa original por una imagen más gótica, que hermana a los dos libros. Seguir leyendo “El agua negra”

Jóvenes, lindas y voraces

Entrevista a Mariana Enriquez. Salió en Brecha el 14 de octubre de 2016.

27-mariana-enriquez-foto-manuela-aldabe
Foto: Manuela Aldabe

Las cosas que perdimos en el fuego, último libro de cuentos de la escritora argentina Mariana Enriquez, ha sido elogiado por la crítica y los lectores, al punto que será distribuido en veinte países y traducido a catorce lenguas. Enriquez vino a Montevideo a presentarlo en la Feria del Libro y dialogó con Brecha sobre escribir terror desde el sur. Seguir leyendo “Jóvenes, lindas y voraces”

La gente triste no tiene piedad

3bf4225355651b304eb4d354b55b65bc7cf09493Reseña de Las cosas que perdimos en el fuego de Mariana Enriquez (Barcelona: Anagrama, 2016). Salió en Brecha el 1 de julio de 2016.


A los 21 años, Mariana Enriquez publicó su primera novela, Bajar es lo peor (1994). En la radio la llamaban “la novelista más joven de la literatura argentina”. Hubo, sin embargo, que esperar diez años para la segunda, Cómo desaparecer completamente (2004), también de corte realista, y otros cinco para el cambio de registro que implicó su llegada al género del terror con su primer libro de cuentos, Los peligros de fumar en la cama (2009). En este conjunto de textos, publicados quince años después de su primer libro, es donde Enriquez encuentra su lugar, una voz propia, en un subsuelo húmedo o en una casa abandonada. Seguir leyendo “La gente triste no tiene piedad”